La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Hace un año

Hace un año ardía en mi cabeza un deseo:
la reconversión de las energías vitales,
reinventarme sin perder mi esencia,
mirarme al espejo, de nuevo, sentirme, valorarme.
Y ahora que obligan a reflexionar
me observo frente a ese mismo espejo con una sonrisa.
El año pasado fue un gran año
lleno de aprendizajes,
gracias a los cuales he crecido.
No me arrepiento de los pasos que he ido dando y menos aún de los que me quedan por dar.
¡Soltar lastre y volar!
Más ligera, con menos miedos y con las alas cada vez más lindas y amplias.
La katarsis no pudo conmigo, supe sacarle partido para volver a reinventarme la felicidad.

No hay comentarios: