La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Desmemoria

A veces vuelvo a donde no debo
y me dejo morir de pena,
porque la memoria no es sorda, no es ciega.
Luego intento quemarme con mis recuerdos.

No hay comentarios: