La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

¡Alfileres!

Mordiscos de felicidad
y una bufanda de abrazos para luchar
contra el frío, contras los horarios
¡funestos horarios!
¡dolores diarios!
que mi alma comprimen
y mis sueños oprimen.


Para que ti que me apoyas cuando las lágrimas no me dejan ver las estrellas.

No hay comentarios: