La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Cerremos puertas

Quiero que me mires,
                 de frente,
ahora puedes ver esta última lágrima
que derramo lentamente
por esta mejilla que ayer rozaste.
Quiero que me escuches,
                   con atención,
ahora puedes oír esta última palabra
que pronuncio delicadamente
en esta boca que ayer besaste.
No tomes esta mano,
no abraces esta cintura,
no busques este cuerpo.



No hay comentarios: