La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Desnudos

Desabróchame los miedos y ábreme los sueños,
que de tu cuerpo al mío sólo quepan las ganas
de rodar por el suelo y de jugar con denuedo.

Desabróchame los labios y desgástame los abrazos,
para que el decoro no quiera descubrir
las pieles sudadas ni las miradas manchadas.

Manos que se aceleran,
tus latidos y mis latidos.
Caderas que se  rebelan,
tus gemidos y mis gemidos.


No hay comentarios: