La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

De ti y de mí

Mi cuerpo húmedo y tu lengua sedienta,
que baila sobre lienzos de algodón.
Mi piel deforme y tus manos expertas,
que dibujan cabriolas de pasión.
Mi boca urgente y tus labios anhelantes,
que se conocen antes de verse
porque las endorfinas llevan años marcando el camino.
Mi espalda cóncava y tu pecho convexo,
que encajan y se abrazan
para desafiar al destino.
Sino que se tuerce y yo enderezo a base de movimientos de cintura.
Sino que me muerde y yo conquisto desnuda en tu retina.

No hay comentarios: