La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Presente imperfecto de indicativo

Fracasar constantemente y sentirse podrida, como esa manzana que no te apetece morder. Esa es la vida que me espera a tu lado: morir a cada instante, morir en cada beso, morir con cada abrazo, morir... estar muerta mientras respiro caricias protervas.
Vivir,, yo deseaba vivir colorear los días a tu lado, subrayar las alegrías, estirar las virtudes y desterrar los defectos.
Era sencillo, te facilité mi manual de instrucciones: no mentir. No necesitaba nada más para estar a tu lado sin sentir este miedo que me ahoga, que me lanza a una batalla contra mí misma que siempre pierdo yo, desganada, derrotada y desmembrada.
Soy un error y una cobarde, siempre lo he sido, incapaz de gestionar determinadas realidades para afrontarlas y que no se conviertan en puñales que se clavan y me desangran por dentro.



No hay comentarios: