La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Dulcificar el condicional

Si me tocas, se me eriza la piel.
Si me susurras pecados al oído, se me acelera el corazón.
Si salpicas besos por el cuello, descubro sensaciones.
Si me acaricias, derrites mi hielo y conquistas mi cuerpo.
Condiocionales presentes que te pertenecen ahora y siempre.

No hay comentarios: