La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Inspirar

Voy a seguir soñando con menos miedo en los bolsillos y más ilusión en los párpados.
Sé que me dolerán las manos y se me contracturará la espalda, pero tengo las reversas de analgésicos llenas con los abrazos de la gente que me quiere, que tiene la palabra exacta para animarme e inyectarme seguridad.

No hay comentarios: