La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Crecer

Crecer, a pesar de las dificultades y de los inconvenientes que a veces aparecen en nuestro camino.
Re-inventarse y descubrir nuevos retos, lindos sueños.
La vida nos golpea, nos levantamos, sonreímos y volvemos a luchar, con más fuerza y más energía, pero es importante valorar el golpe y aprender defensas para no tropezar con la misma piedra.
Mirarse los moretones y saber de dónde vienen a dónde nos llevarán, lugares más apacibles en los que seremos más felices.
Valorar el camino, el proceso y cada uno de los pasos que damos con nuestro esfuerzo.

No hay comentarios: