La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Los cambios de la vida

Si me hubieran preguntado hace unos años qué crees que estarás haciendo en julio del 2012, nunca hubiera respondido "montando mi propio gabinete". Sin embargo, por determinadas circunstancia, en ello ando. Cogiendo la energía e ilusión necesarias para abrir mi propio centro logopédico en unos meses.
No voy a renegar de la etapa anterior, existió, fue y aprendí pero no quiero mirar atrás porque también me provoca cierto dolor. Imagino que la vida consiste en eso, hacerse heridas y curarlas para seguir caminando con cicatrices pero sin dolores.
Hay que levantar la cabeza y seguir caminando. Posiblemente vuelva a encontrarme obstáculos en el camino, pero soy más fuerte. Caeré y me levantaré porque me gusta mi trabajo y porque creo en mí.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

me emociono

Rebeca Moreno dijo...

Gracias