La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Tema 1

Trabaja 40 horas, consume otras 40 y lo más importante no pienses.
Si es posible no leas, no escuches, dirígite a tu trabajo o tu casa sin hablar con las personas de tu entorno,
son peligrosas, pueden obligarte a pensar.
Corre de un lado para otro, en coche, consume gasolina, métetela en las venas.
Lleva a tu hijos a la escuela, pero no exijas una educación de calidad. Lo fundamental es que les entrenen para aprender a ser esclavos, sentados en una silla horas y más horas, sin ser críticos. Lecciones de memoria, escritos sin sentido. Al salir, enséñale a consumir.
Olvídate de padecer una enfermedad, eso no se estila, tu patrón no lo quiere.
Si sientes algún síntoma, no lo menciones... ¡Te pueden despedir!
Consume... Consúmete.

2 comentarios:

kAos dijo...

Sin duda, la mejor menar de narrar esta realidad. Increíble!! y tan cierto a la vez.
Yo me pongo nerviosa cuando voy por la ciudad y observo mi alrededor, parecemos maquinas, nadie sonríe todo el mundo va en marcha fija.

Voy a compartirlo con amigos/as a ver si se despiertan de ese sueño.

la punta de mi lengua dijo...

Gracias señorita Kaos!