La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Tristeza compartida

Hoy te he visto triste, posiblemente más triste que nunca. La verdad es que ojalá pudiera borrar las malas noticias de la faz de la tierra, en especial, aquellas que te afectan, pero me es imposible. Únicamente puedo abrazarte, mimarte, decirte que te quiero y estar a tu lado para que tu dolor compartido conmigo sea un poco más pequeño.

No hay comentarios: