La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Planes

NOS VAMOS A BUDAPEST!

¡Cuántos sueños estoy cumpliendo estos días!
Quizás sea que yo empiezo a saber mirar con otros ojos, sea lo que sea, qué bien sienta pellizcar la felicidad.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Pins!!!