La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Tiempos compuestos

Saberme salvada a tu lado, siempre.
Me levanto y te miro, me sonrío,
porque todo está en calma, sin contratiempos, sin sobresaltos,
sintiéndome segura de que esta historia lleva el ritmo que le queremos imprimir.
No me estorba el futuro
ni me inquieta el pasado.
Tan sólo quiero regalarme el presente.

No hay comentarios: