La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Son sólo recuerdos


¿Quieres dormir esta noche en mi cama?

Te advierto que algunas noches se transforma en barco, de esos con el casco de madera azul añil. Viajaremos a mares revueltos donde enfrentarse a elementos que no sean cuetión de azar, sino una apuesta segura. Si te atreves, podrás tomar el timón. Has de agarrarlo con fuerza, con mucha fuerza para que "nuestro barco"no vire hacia destinos inoportunos: el tedio, la desdicha, el enfado y las palabras confusas.

Si naufragamos, moriremos. ¿Eres consciente de ello?

2 comentarios:

rafa06 dijo...

lindo

la punta de mi lengua dijo...

Pues no te creas que a mí me gusta nada de lo que escribo, estoy desentrenada y sin inspiración.