La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Verdaderamente

Salvémonos,
de palabras ácidas,
que no acercan nuestras posturas,
de miradas frías,
que congelan mis besos.

No sirve de nada remover el pasado,
sólo provoca rasguños en mi pecho y en tu espalda.
El pasado no va a salvarnos de nada,
únicamente nos pondrá al borde del precipicio.

Tenemos el presente
para degustarlo
para untar toda nuestra piel con él.

No tenemos el futuro porque no existe,
desaparece conforme está llegando.
¡Me importa un bledo!
Lo que venga,
lo que ocurra.
Sólo me importa lo que siento.

1 comentario:

rafa06 dijo...

ánimo!! pensamientos positivos... F de futuro.... jajaja