La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Responsabilidades (porque hacerlo es todo un arte)

Grito a la vida tumbada en tu cama,
cubierta de sudor y con la boca seca.
Escucho tus deseos,
con atención,
con inteción,
y me esfuerzo por cumplir de forma exacta cada uno de ellos.
Mi pecho despierta cuando me besas
y me comtemplas excitada,
consciente de que todavía queda lo mejor.
Tiempo de tocamientos impuros,
besos libidinosos
y sexo, intenso sexo.

No hay comentarios: