La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Lo cotidiano y lo bello

Volver a Madrid y despertarse con el sol entrando por la persiana y ese dulce beso que alojas en mi boca.
Regresar a esta ciudad que hay que entender, perderse por sus calles y encontrarme con tu mano que me engancha a la vida.
Trabajar, almorzar contigo, comerte, saborearte y desperdigar por tu cuerpo mis pasiones y mis recuerdos.
Reirme a todas horas, sonreirte, mirarte y sonrojarme.
Escucharte y sentir que estoy viva.
Dormirme con tu desnudo,
contenerme,
respirar
y soñar.
Estar agradecida.
Ser contigo.

No hay comentarios: