La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Tierra

La tierra se enfrenta a mi cuerpo, lo quiere enterrar.
Se extiende por mis brazos
con el fin de impedir sus movimientos,
de frenar sus gestos.
La tierra de donde viene y a donde volveré,
cuando el reloj de arena se agote
y deje de regalarme instantes.
La tierra que me espera,
con la seguridad que nadie ha tenido a mi lado,
con las ganas que nadie encontró cerca de mí.

2 comentarios:

David dijo...

Una bonita forma de retratar algo que en realidad no lo es tanto. La muerte.

Beat dijo...

tu direccion se me habia perdido.
ahora puedo leerte ahora puedo seguirte.