La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Rumbo a Japón (con el compañero perfecto)

Hace un año escribía esto.
Pues insisto: estoy loca, no estoy cuerda y soy rara.
Hace aproximadamente un año, llevé a cabo una locura, eso pensaban por ahí, realicé un "bonito" secuestro. Desde entonces, me he dejado secuestrar en múltiples ocasiones. Hasta el punto de que mi secuestrador y yo, ahora, compartimos alcoba.
Hace un año empecé a saber a qué sabe la felicidad, cómo huele la calma, cómo se cocina la paciencia y la comprensión.
Ahora me las voy a comer con sushi.
O yasumi nasai o lo que es lo mismo buenas noches.
Ya tengo la maleta preparada llevo toneladas de energía, varios cargamentos de ilusión, cajas de sonrisas y el compañero perfecto con el que compartir todo eso.

No hay comentarios: