La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Sensación

He comenzado a despedirme,
he empezado a recoger los pedazos de corazón que fui olvidando en tus sábanas.

2 comentarios:

rafa06 dijo...

No, no, no los olvidaste. Los dejabas con total conocimiento.


-precioso, por cierto-

la punta de mi lengua dijo...

¡Me pillaste!