La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Un domingo muy interesante

Hoy tenía por delante un día especial. Digamos que me iban a dar una sorpresa y estaba un poco nerviosa porque no tenía ni idea de qué era.
Pues, al final, era que me regalaban un salto en caída libre con instructor desde 4.000 metros de altura.
Lo he disfrutado como una enana y la experiencia ha sido muy agradable, vamos para repetir próximamente. ¡Merece la pena, sin duda!
La sorpresa me ha encantado.
¡Gracias!

No hay comentarios: