La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

El orden de los sumandos no altera la suma

Gracias por seguir sumando conmigo.
Sumamos juntos,

aprovechando lo que viene,
disfrutando de lo que construímos.

Desde mis dedos a tu boca se escapa el deseo.

No hay comentarios: