La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Pequeños tesoros

De noche, tumbada a tu lado, con un libro entre la manos y el deseo silenciado. De noche, recitándote versos, acariciándote el cuerpo y velando tus sueños.
De noche.

1 comentario:

elniñotriste dijo...

De noche todo es más hermoso Especialmente en buena compañía

Qué suerte tienen esos oidos que te escuchan recitar, que suerte esa piel que siente tus caricias... y que suerte esos ojos, que te encontrarán al despertar!

Muxus compañera y más muxus Hoy todos para ti pero guárdame el secreto jeje Hasta pronto niña!