La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Navegar

Dame tu mano ahora que la noche se vuelve rebelde en mis sueños.
Fuérzame a que respire hondo y sienta la lluvia refrescándome la cara,
limpiándome por dentro.
Observo desde este lado aquella orilla del río,
donde puedo caminar sola,
donde no me intuyo áspera.

1 comentario:

elniñotriste dijo...

Navega hacia donde quieras pero busca siempre la otra orilla; el lugar donde eres tu y nada ni nadie te lo impide No pienses que el mundo que te rodea está en tu contra porque te complique, a veces eso es lo que necesitamos para encontrarnos, para seguir mejorando

Te noto triste y eso no me gusta, compañera...

Muxus & más muxus con todo el cariño de este niño triste que tanto cariño te tiene!