La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

La tempestad

Estoy perdida
en una marejada de sentimientos y sensaciones
que no sé hacia donde me llevarán.

Quiero nadar con todas mis fuerzas
pero siento que flaqueo,
presiento que acabaré ahogada.
Sin que nadie pueda rescatarme,
sin que nadie encuentre mi cuerpo.

1 comentario:

elniñotriste dijo...

No soy el mejor nadador del mundo, de hecho, entre tú y yo, de pequeño el líquido elemento me daba bastante miedito y demasiado respeto Aun así, nunca dejaría que te ahogues Ni se te ocurra presentir algo así, porque yo confío en tus sentimientos Ellos tampoco permitirían que te ahogues Y si te rindes, si no quieres seguir nadando, tranquila, porque si no encuentran tu cuerpo... tampoco encontrarán el mio

No desesperes, nada merece tanto la pena Preguntale a la luna o a tu sonrisa en el espejo Ya me dirás qué te contestan

Animate, niña, y acuerdate de los que siempre estamos aquí para lo que te haga falta

Muxus y más muxus para ti, Rebeka!Del niño triste y míos, para eso nos tienes a los dos conquistados