La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

El miedo...



Hay días en los que no me puedo quitar esta canción de la cabeza.
Hoy es uno de ellos.
Hoy tengo un nudo en la garganta.
Por eso me quiero ir a dormir a ver si pasa.
El miedo...

1 comentario:

David dijo...

Sí, yo también tengo días así, pero hay poco que hacer al respecto.