La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

La más salvaje de las montañas

Nunca es tarde para echarse a la mar
y comenzar a nadar.


120 horas de aventuras.
De nuevo Alejandra y yo mano a mano.
Disfrutando y dejándonos llevar.
Luego dos días de trabajo.
Y de nuevo 6 días para desaparecer.

No hay comentarios: