La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Me merecería con tu respiración todas las noches

No puedo pedirle más a la vida, porque me está dando más de lo que merezco.
Me está regalando unos ojos llenos de pasión y escucha.
Me está ofreciendo unas lindas manos que me acarician con firmeza, con dulzura y con amor.
Me está dejando saborear besos nocturnos, besos al despertar.
Me está enseñando que puedo amar sin sentir miedo, sin que el dolor quiera aparecer sobre mi espalda para restarme velocidad.

Gracias.

Olas y Naufragios.

No hay comentarios: