La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Sólo cinco instantes de felicidad

Una de nuestras largas caminatas por la selva. Eso sí que es andar y lo demás son tonterías.
Dinámica de la gota buena-gota mala, así da gusto aprender.
¿Nos lavamos los dientes chicas?
Olíamos bien, lo juro

La felicidad

No hay comentarios: