La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Presente y futuro



Mañana volverá a bailar con una sonrisa.

Hoy permítanme que me acurruque un rato bajo las sábanas.

Mañana volaré (en mi bicicleta).

No vuelvo, sólo necesitaba hacer un poco la digestión.

No hay comentarios: