La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

En mi lámpara

Un pensamiento:

Eres lo que deseo,
pero no lo que necesito.

De algunos momentos de fatiga cognitiva,
salen lindas conclusiones.
Me favorece
haber llegado
a esta conclusión.

No hay comentarios: