La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Un brindis

Tengo un don especial para encontrarme con sucesos especiales. Anoche parecía que iba a ser una noche normal, demasiado corriente incluso, una velada de cena, copas y bailes.
Sin embargo, en el metro sucedió algo sorprendente y con ello toda la noche cambió. Una noche hablando inglés, una noche a chupitos de tequila y algún que otro brebaje , una noche bailando dance y viendo los edificios de Madrid.
Me gustan las noches en las que nada sale como estaba planeado, me encanta sentir que lo que me sucede es misterioso hasta para mí y que la vida la tengo que vivir improvisando y reinventándome.

Brindo por mil noches como esta y por otras noches sin guión marcado que he disfrutado y disfrutaré. Brindo por la gente valiente, que se arriesga, que se desprende del corsé y aprovecha el momento.
Gracias Nuria

No hay comentarios: