La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Como tú desees

Visitar todas la noches tu mirada
y provocarle ojeras,
sin cansancio y con quimeras,
concebidas por la pasión de cada bocanada
de aire salvaje y de pasión
que pasean por mi corazón.

Desperta el día
con tu mano sobre la mía,
menospreciando a los que viven cual muertos,
olvidando a los que dicen ser cuerdos.
Navegar y reposar el mar sobre el lienzo
que dibuja tu cuerpo si yo lo enciendo.

No hay comentarios: