La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Jugar

El tablero dibujado sobre tu cuerpo, cada movimiento abandona una caricia en tu piel. Caricia que se transforme en escalofrío. Escalofrío que finaliza en forma de jadeo.
Jadear, respirar de forma contenida, liberar endorfimas, dejar de pensar.

No hay comentarios: