La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Climatología

Viene un viento horrible, ese que te obliga a cerrar los ojos porque la arena se incrusta en la retina y te hiere. Imposible percibir nada, imposible descubrir nada. Perdiendo el equilibrio.
Viene una tormenta terrible, con truenos que me obligarán a acurrucarme y a taparme los oídos del miedo que siento. Sin refugio posible.
Viene una lluvia polar, gélida, que me hará empaparme, frenarme y enfermar. Medicinas perdidas. 
Así pasaremos el otoño y el invierno pero espero que mi sol vuelva a calentarme.

No hay comentarios: