La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Muy correcta

Los recuerdos ya no son azucarados
y las palabras no producen escozor.
Existieron, pero son datos posados
que no tienen cabida en la razón.

No sé de lejanas guerras perdidas,
lamí mi piel y me dispuse a marchar.
Comencé,
gané nuevas partidas
y en la última  me dejo conquistar.






No hay comentarios: