La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Espíritu de Navidad

Me dan pánico estas fechas,  es cierto que antaño eran sinónimo de familia y encuentro emotivos. Hombre, la verdad,  tampoco entendía esa necesidad de que las fechas obligaran.
Sin embargo, estos días,  observo como la gente sale impulsivamente a comprar lo que no necesita y lo que supla lo que le falta en la vida. Llenas las calles y vacían sus corazones, convirtiéndose sólo en consumidores.
No me gusta y lo de los niños...

No hay comentarios: