La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Ritmos

Nos sucumben los silencios, se agotan las palabras y me pierdo entre recuerdos que ya murieron.
Te vas y me alejo para verte caminar en la distancia.

No hay comentarios: