La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Orgullosa

Mi madre, esa mujer de talla pequeña que saca fuerzas de donde nadie piensa que las tiene.
Mi madre esa mujer que no siente miedo, que camina con paso firme y no se amedranta.
Mi madre por ella hoy y siempre.

No hay comentarios: