La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

1821



Falta poco para que me regales el primer beso, lo sé, lo siento. Esa mano que se relaja en mi muslo me señala el camino y el brillo de tus ojos empieza a provocar mi sonrisa.
Tu mirada hace tiempo que me indica que quieres probar el perfil dilatado de mis labios, el sabor de mi cadera y el dulzor de mis pechos.
No obstante, tu timidez nos va a hacer esperar algunas semanas más.
¡Qué tensión para mi cuerpo, que lo está deseando!
¿Y si disparo yo primera? Quizás sería demasiado osado pero no creo que pueda aguantar cuatro semanas más sin dejarme caer por la orilla de tu cama.  El deseo se ha hecho presente y es complicado esconderlo entre aperitivos y cañas porque quiere saltar, sin miedo y sin pudor, quiere colocarse en el centro de la mesa para que tú y yo dejemos de ocultar y nos mostremos sin tapujos, sin ropa y con el sol alumbrándonos por las mañanas.

No hay comentarios: