La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Gracias

Eres el hombre de mi vida, de todos mis días, de mis alegrías y de mis inquietudes.
A tu lado, contigo, he logrado crecer y superar los obstáculos que me ha puesto la vida para ser más fuerte y más feliz.

No hay comentarios: