La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Te pertenecen...

El deseo que me estalla en la boca,
las ganas de enredarme contigo,
la sonrisa con sólo pensarte,
los vello erizados si me tocas.
Mil secretos que te narraré cerquita,
mientras no nos explicamos nada.
Voy a meter el corazón en hielo un rato...

No hay comentarios: