La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Instrucciones II

Voy a imaginar que me invento un paréntesis. Olvido responsabilidades, citas y facturas. Aparto el presente un instante, no me dejo invadir por "lo que el mundo espera de mí", me deleito saboreando este momento y me siento frente a ti. Hoy me permito soñar con ese paréntesis, en el que no haya pasado que reprocharnos y disfrutemos de miradas cómplices, besos profundos e instantes placenteros.
Hoy me descubro avivando unas cenizas y me importa un pito quemarme con ellas.

No hay comentarios: