La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Con nocturnidad

Noches que son viajes a placeres inimagiables,
con tu cuerpo y mi cuerpo creando mágicos momentos,
subrayados por la tenue luz que se cuela por la persiana.
Tus manos dominando mi piel,
sobre esos poros que llevan tu nombre,
escrito mediante recuerdos y besos.
Vibrar, soñar, encajar
y no morir en el intento,
de ser conrtigo sonriendo.

No hay comentarios: