La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Agobio: mi estado

No escribo, no tengo tiempo. Este septiembre ha llegado lleno de responsabilidades y con poco tiempo. Los instantes que tengo libres no los empleo aquí, lo siento. Prefiero salir, dar una vuelta, irme a escalar, al monte.
Se avecina un año complicado en el trabajo, me acuesto pensando en cosas del curro (organización, administración), ojalá fuera sólo pensando en pacientes.
No puedo dedicarme ni cinco segundos a escribir, a relajarme y disfrutar de este placer que tanto me gusta.
Espero que poco a poco se vayan colocando las piezas.

No hay comentarios: