La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Todavía no te percataste de mi ausencia

Me levanté contenta, con las energías renovadas y deseosa de arreglar alguna de las grietas que habían salido en la pared de nuestro dormitorio.Nunca he tenido muchos conocimientos de albañilería, aunque de pequeña he visto a mis padres hacer mucho hormigón y poner algún que otro ladrillo. Además, ahora está google que todo lo sabe.
Antes de empezar con la tarea de restauración propiamente dicha, me acerqué a la ferretería y a la tienda de materiales de construcción para disponer de lo que necesitaba.
Volví a casa, practiqué un poco con la llana y el nivel y ... ¡Todo preparado!
Le di el primer golpecito a la pared para conocer en qué parte estaba la avería y justo en ese momento toda ella cayó sobre mí, sepultándome por completo.
Aún sigo aquí, bajo toneladas de ladrillos y hormigón, esperando que te des cuenta que falto en la cama y que vengas a rescatarme porque yo sola no me puedo liberar.

No hay comentarios: