La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

cierren

Dejarse vencer por el fracaso y la desilusión
al saber que no cambiarán las tornas,
que volveré a perder todas las monedas que aposté
en esta partida que era mi vida y que abandono
porque es demasiado tarde y no quiero beber más que me sienta fatal.
Prefiero un ocio quizás menos peligroso.

No hay comentarios: