La punta de mi lengua


No imagino mejor trofeo
que rozar con la punta de mi
lengua

el perfil dilatado de
tus
labios.

No hay mejor descanso
que
deslizarme por
tu piel tersa y

desgastarte
suavemente el
cuerpo.

Discretamente

Saber a ciencia cierta que tu piel es mi camino
y tu cuerpo mi casa, allá donde quiero estar, allá donde quiero ser.
Abrazarme a ti, sentirme plena y resolver los silencios con una sonrisa que es la felicidad.
Confiar en el tiempo para que nos haga más fuertes y no desgaste las razones que nos unen en la vida y en la cama.
Tengo los huecos perfectos para adaptarme a tu cuerpo
y mis manos sólo reconocen esas líneas que se forman en tu pecho, porque son las mismas que aparecen dibujadas en mis sueños.
¡Siempre es fiestas! Sin desmemoria pero con una balanza en las que siempre sales ganándome.
¡Alfileres!

No hay comentarios: